Cómo enviar un correo electrónico anónimo

Rate this post

En un mundo en el que se ve todo, se investiga cada rincón de la vida de una persona, nos sorprendemos que tal institución tenga información básica de nosotros o que se sepa determinada transacción, viaje, visita, conversación o lo que sea, ¿ cuál es la perfecta cifra del poder? Bueno, la cosa es clara: un panóptico donde tú ves y nadie te ve a ti. Sí, la mirada otorga poder al sujeto y disminuye al objeto. Pero de vez en cuando podemos romper esa regla de hierro, por lo menos en la web. Te presentamos, entonces, cómo enviar un correo electrónico anónimo. Una información sencilla, útil y accesible ¡No te pierdas la nota!

go 2

Hay cierta festividad al quedar en incógnito; sentimos un poder que casi siempre está vedado al ciudadano raso y solo poseen los grandes sujetos, las enormes instituciones que dominan el mundo (o eso pensamos). Hace tiempo, bien en el pasado, se teorizaba y pensaba a la web como la democracia absoluta; hoy nos damos cuenta que es un logro encontrar una rendija de libertad, un espacio de autodominio. Por ejemplo, tal vez seas de los que odia que en las redes se sepa todo sobre ti, que realmente temas por tu exigua privacidad. Bueno, aquí te presentaremos cómo enviar mails de manera anónima, confiando claramente en tu discrecionalidad y moralidad (aunque los que no son así no la tendrán tampoco sencilla).

¿Pero cómo podemos hacer algo así, si figuramos en todas partes? En primer lugar podemos otorgar una solución sencilla, como quien no piensa mucho la cosa. Esa es crearte una cuenta paralela. Sí, claro que las agencias provedoras del servicio y alternas tendrán información de ti, pero lo importante es que no sepa nada el destinatario del mensaje. Entonces primero cierras todos tus perfiles actuales y trabajas con uno flamante, con data absolutamente falsa. Es decir, correo electrónico, contraseña, número telefónico y los casilleros anodinos que siempre llenamos bajo estos menesteres. Te garantizarás, entonces, que la otra persona no sabrá nada de ti cuando le remitas algún contenido o lo que sea.

go 1

Ahora bien: siempre existen modos más abstrusos si no quieres cerrar sesiones o crear cuentas apócrifas. Un buen servicio creado para esta actividad se llama BlackStamp, con una interfaz sumamente sencilla para ofrecer correos electrónicos y mandarlos. Lo único que tienes que hacer es sustituir en la casilla del destinatario el arroba por at007 y agregar al final @blankstamp.io. BlackStamp funciona con cualquier servicio de correo, algo muy sustantivo. Sin embargo, debemos hacerte ciertas advertencias: primero recuerda emplazar correctamente el correo del receptor como te dijimos; segundo a quien lo reciba le aparecera un reminente con Blankstamp.io Incognito mailer; tercero, tu casilla es totalmente aleatoria en data y libre de las aplicaciones intrusas; cuarto y último, puedes mandar un máximo de cinco correos a la semana. Hay que tener en cuenta, asimismo, que no puedes ser un spam, es decir, atornillar con basura virtual o publicidad a esos correos, por ende, si cinco personas te bloquean tu cuenta será eliminada.

Si te gusta este rubro puedes seguir investigando. Como siempre, hay aplicaciones para fiarse y otras que no sirven para nada, como también gratuitas y algunas que funcionan por cobro. AnonyMouse, por ejemplo, es sumamente expedita. Entras a esta y ya puedes enviar el mail. Existen algunas que crean un correo, con nombre inventado que funciona solo durante diez minutos para luego desaparecer. Muchas formas, sin lugar a dudas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*