Futuro incierto para las aplicaciones: malas y buenas noticias

Rate this post

El mundo de las aplicaciones es complicado por su movimiento, la masividad, las esperanzas que despierta; pero, sobre todo, el anquilosamiento de todos los servicios que han arraigado fuerte en la vida de los usuarios. Y cuando decimos lo último, casi es como pronunciar Zuckerberg y sus múltiples caballos de batalla ¿Hablamos de muchas promesas? ¿De tormentas profundas que se avecinan? ¿Esperanzas y marginalidad? Un poco de todo nos traen estas noticias que te comunicaremos a continuación ¡Una nota imperdible!

Una tortura que siempre mece al hombre: ¿comenzamos con las buenas noticias o con las malas? ¿Lo malo es bueno primero porque pasa rápido? ¿Lo bueno es mejor al principio debido a que pesa más? Bueno, la realidad del mundo de las aplicaciones y las últimas noticias siguen más o menos esas vicisitudes. Porque nos enteramos gracias a la compañía de marketing ComeScore de que para el 2021 este mundillo moverá alrededor de 139 mil millones de dólares en ingresos y, para colmo, que el 57 por ciento de los usuarios pasan la mayoría de su tiempo en el ecosistema de apps (algo sumamente evidente). Hasta ahí todo perfecto; podríamos decir que los desarrolladores se estrujarían las manos de emoción y que cada vez más niños querrían tener un conocimiento de ingenieros al respecto.

Sin embargo, el mundo no es color de rosa desde que es mundo. ComeScore nos avisa en seguida que no nos tenemos que dejar llevar por tales números, ya que lo que es una buena noticia al principio se transfigura en algo un poco más oscuro: se usa el celular en su mayoría de tiempo para las aplicaciones, pero siempre son más o menos la mismas ¿Se entendió? En todo caso que se pongan felices los muchachos de Facebook, WhatsApp, Snapchat, etc. 

 

El gráfico de arriba es ostensible. Un 51 por ciento de las personas encuestadas no añaden a su celular ni una sola aplicación en un período que es de un mes; por su parte, el 49 por ciento restante lo hace con divergencias: el 13 por ciento una sola, el 11 dos, el ocho tres, el cinco cuatro, el siete de cinco a siete y finalmente el escueto cinco por ciento efectúa descargas que van de ocho para arriba. Lo repetimos: se usan mucho, pero se bajan de las tiendas pocas porque en definitiva se utilizan las mismas. Ahora bien: a los futuros desarrolladores les interesará saber que quienes más descargan servicios de esta clase conforman el público que va de 18 a 34 años, lo que no deja de ser un objetivo diáfano. 

En relación a las apps pagas la realidad es más oscura, porque si bien ese segmento etario activo que mencionamos más arriba estaría dispuesto si la aplicación interesa, en rigor de verdad, solo se abona como mucho una de cada cinco descargas, teniendo en cuenta para colmo que el exceso de descargas en este rubro es del austero número de cinco…¡al año! ¿Un negocio tan redituable? Al parecer no tanto y para pocos.

En cuanto a las desinstalaciones, los motivos que nos da ComeScore versan sobre poco interés y necesidad de cuidar el espacio, algo bastante común y producto de la hipertrofia del mercado de las aplicaciones.

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*